Hasta cuando pueblo mío

por Víctor Suarez.


Muchas veces quisiera escribir de arte, de poesía, de cultura,
o, cualquiera otra cosa menos de la diaria politiquería, pero los
medios desde las seis de la mañana están llenos de basura enajenante
de politiquería barata muchas veces pagadas para perfilar un orden
determinado.

Se que eso de política al estilo criollo no le
suma nada a mi crecimiento como individuo y mucho menos al que quiere alcanzar la difícil meta de levantar un pueblo para que viva en la calidad de vida que humanamente debiera.


La política en mi pueblo es un asunto personal entre mis
conciudadanos, aun no llegamos al debate de las ideas. Aun muchos de
los ojos de mi pueblo no saben ver, aun muchos de lo oídos de mi gente
no saben escuchar, aun muchas de las bocas de mi gente no saben hablar
y aun muchas de las mentes de mi gente no sabe distinguir la verdad de
la mentira y se dejan engañar, se dejan embaucar de discursos
mentirosos de políticos del sistema que no nos llevará a más que, a
una fundita de cuatro libras de alimentos de mala calidad.


Esa no es la política de la cual quisiera hablar para mi pueblo.
Para mi pueblo que ha vivido en el oscurantismo por décadas.
Quiero ver a este pueblo estudiando entusiasmado, quiero ver mi
pueblo, trabajando fervoroso, quiero ver este pueblo culturizándose
fanáticamente, quiero verlos a todos reunido en familia, sin tener que
abandonarse el uno al otro por el hecho de buscar mejor vida.

Quiero verlos a todos, construyendo, edificando un futuro fuerte, con sus
necesidades perentorias resueltas, para que jamás vuelvan pelafustanes
a engañar la gente ofreciéndoles empleos de mala muerte y promesas
incumplidas, mientras se lo roban todo por la puerta trasera y por la
del frente hay un nigromante inventándole actos de prestidigitación a
este pueblo ingenuo que no acaba de despertar.


Mi gente sigue creyendo que esto tipejos son señores interesados en cambiar de situación el país, mi país, que años tras años vive en la misma miseria absoluta,
y años tras año repite en un sistema absolutamente obsoleto, como un
estudiante retrasado quien cada año se queda en el mismo grado.


Desde este estilo de gobernar a los Dominicanos, solamente
encontraremos ignorancias cada cuatro años, hambre, analfabetismo
corrupción, dolor, y un grupito hegemónicos ejerciendo su poder de
mentiras sobre la mayoría, nos educan para que seamos estúpidos, para obedecerles, para que le sirvan, por que su intencion jamas es la de servirle a la nación.

#VíctorSuárezCRD