para luchar contra el fraude

Por: MELVIN MAÑON

Nicolás Maquiavelo, en su famoso “El Príncipe” escribió que “si un príncipe debía escoger entre ser amado o temido”,- razonaba- “ser amado depende de la voluntad de los otros mientras que ser temido depende de la voluntad de uno y” -recomendaba a seguidas- “un príncipe prudente siempre debe apoyarse en lo suyo”. Esa es la lógica que sigue el PLD-maquinaria. Ganar o retener el poder con votos legítimos, en elecciones transparentes, depende de la voluntad de los otros. Ese es un futuro incierto, veleidoso y que comporta un nivel inaceptable de riesgo. En cambio, el fraude electoral, pone el destino en sus propias manos como decía Maquiavelo. Eso es exactamente lo que han hecho, y a no dudarlo, lo que van a intentar una vez mas en el 2016. A diferencia de sus predecesores, el PLD- maquinaria no se limita a ejecutar el fraude el día de las elecciones sino que lo instrumenta desde el principio, a todo lo largo de un periodo de gobierno y además lo ejecuta en múltiples áreas. Por ejemplo, haberle rehusado por mas de dos años el reconocimiento como partido a Alianza País presidida por Guillermo Moreno es puro y nítido fraude electoral. Entregarle 215 millones de pesos al PRD de Miguel Vargas y la misma cantidad al reformista de Quique Antún mientras al PRM apenas le asignan 6 millones de pesos durante todo el crítico año 2015 es una indicación inequívoca no solamente de fraude sino de desvergüenza e ilimitado descaro. Las encuestas, lo he explicado antes y figura en la páginas de mi libro Enigma, son utilizadas por la Orquesta Morada para crear la falsa impresión que apunta a la finalidad buscada. Ya, el lunes 13 de julio aparecen unas encuestas destacando la superioridad de Danilo, poniéndolo como puntero y seguro ganador. Esas y todas las encuestas publicadas por el PLD o aliados suyos no reflejan la posición real de candidatos y partidos sino el resultado que ellos quieren lograr, del cual quieren convencernos y el cual empiezan a publicar como si fuera una realidad ya consumada. No lo es, pero debemos ser condicionados mentalmente para creerlo conforme al cálculo y la intención peledeísta. Encuestas amañadas, negativas de reconocimiento a partidos, ley de partidos, manipulación de documentos, distribución ilegal de fondos, reactivación y engrasado de los mecanismos de fraude a escala de mesas electorales ya en marcha y otras tantas acciones ya ejecutadas o por venir configuran el fraude preelectoral que debe asegurar los intereses del PLD-maquinaria poniendo en sus propias manos, y no las del electorado, la decisión final sobre el poder político y las elecciones nacionales. Como también se ha consignado en Enigma, el PLD es una maquinaria electoral formidable. Controlan la información a la escala de cada mesa electoral, tienen registros a esa misma escala de quienes están en el padrón pero no votan, quienes votan por ellos generalmente y quienes por los contrarios. Equipados con esa información la jefatura de la Orquesta Morada hace el presupuesto consolidado de cuanto dinero, en cada mesa o centro donde va a instrumentarse el fraude será necesario el día de las elecciones. Valga la salvedad de que nunca se plantea ni ejecuta el fraude en todas las mesas sino en aquellas donde concurren las condiciones apropiadas de pobreza, alejamiento, falta de supervisión, ausencia de delegados o compra de estos, controles externos y apoyo o indiferencia del personal militar. Los agentes del PLD-maquinaria, ya en el terreno, operan de dos maneras principales. Todos los que generalmente han votado contra el PLD y a quienes esos agentes conocen perfectamente bien, les ofrecen dinero para que no voten. Evitar el voto de esa persona se resuelve muy fácil. Entregan la cédula a cambio del dinero recibido. Este es el voto abstencionista o negativo; el que el PLD-maquinaria compra para evitar que se deposite en contra suya. Esta operación explica las fundas y sacos de cédulas que suelen ser encontradas en los basureros días después de haber tenido lugar las elecciones. El otro fraude se refiere al voto positivo y su ejecución es mas compleja. El agente del PLD, un día u horas antes de la votación contrata la compra del voto con las personas dispuestas a hacerlo y las instruye para que voten a favor de un partido que ellos saben que en esa mesa no recibe votos a menos que sea por equivocación. El agente del PLD-maquinaria acuerda el dinero que se le va a pagar a cada vendedor del voto. La entrega de ese dinero se hará al final del día cuando poco hayan cerrado la mesa en cuestión y los delegados del PLD en dicha mesa le haya confirmado al agente del PLD que, en el conteo aparecieron, por ejemplo, 17 votos o 43 votos a favor de un partido aliado al PLD y por el cual nadie había votado nunca en esa mesa. Los dos números registrados mas arriba son reales y producto de dos confesiones por separado, una donde el agente contrató los votos a favor de la APD en una mesa donde nunca antes nadie había votado por ese partido y el otro, los 17 fueron echados a favor del BIS por la misma razón de que nadie nunca había votado en esa mesa por ese partido. Normalmente hay poca diferencia entre lo prometido y lo ejecutado. En otro ejemplo y excusen: el agente apalabreó y pagó 19 votos pero, según el informe del delegado del PLD y luego de la publicación, solamente recibió 17. En el otro caso fue a la inversa el agente pagó 43 y recibió 45. Ambos casos tuvieron lugar en zona rural, con la complicidad de los delegados del PLD en esas mesas y con el concurso indisimulado de la fuerza pública apostada en el entorno de dicha mesa. Otro tipo de fraude de menor escala es la asignación a favor del o los partidos mayoritarios de los pocos votos que recibe un partido pequeño en una mesa cuando dicho partido no tiene delegado que lo represente en dicha mesa. Tengo, entre muchos otros, el testimonio de un joven que votó por DxC sin embargo, en el informe de dicha mesa jamás apareció el voto suyo ni ningún otro a favor de ese partido. Los del PLD se apropian de cualquier voto que no pueda ser defendido por el beneficiario en cualquier mesa donde la falta de vigilancia y orden se lo permita. En los tiempos de Concho Primo se robaban las mesas con todo y urnas, las tiraban por el río, las quemaban o trastocaban su contenido. Hoy en día, el PLD-maquinaria no acude a tan toscos y vulgares procedimientos; hace lo mismo pero virtual. Después de todos los fraudes descritos antes y durante las votaciones viene el mas decisivo de todos que es el fraude electrónico. Mi escasa formación en informática no me permite hacer una descripción adecuada de cómo ejecutan este fraude pero invito y exhorto a los mismos que me han confesado y descrito cómo se hace y cómo lo hicieron en el PLD a que den ellos la explicación. El PLD juega pelota con duro y profesional. Sus adversarios jugamos con pelota de goma y blandito. “Pero de ahora en adelante”, como en la hermosa canción en la voz de Maridalia Hernández, los partidos, los dirigentes y sus candidatos tienen la palabra y el reto. Lo importante es que el día 16 de mayo de 2016 nadie venga lloriqueando que le hicieron fraude. Más vale recordar “El Principe” de Maquiavelo ahora, que vernos más adelante como Boabdil el último emir Nazarí de Granada a quien, según la leyenda, su propia madre le increpó, en enero de 1492, que dejara de llorar como mujer lo que no había sabido defender como hombre. jpm

About the Author

Víctor Suárez
Víctor Suárez, Republica dominicana, EldiariodeSantoDomingo.com, 809 805 2735

Be the first to comment on "para luchar contra el fraude"

Deja un comentario

Tu email no será publicado.