Unidad Nacional y Patriótica, más allá de los Partidos.

Guía de Pensamiento y Acción (85)

Pelegrín Castillo Seman.

“El hombre hace la historia pero pocas veces sabe la historia que hace”, sentenció Raymond Aron…los que somos creyentes sabemos que Dios es el señor de la historia…y que los humanos somos simples instrumentos…a pesar de estar cargados de limitaciones, imperfecciones, faltas …/

“El problema es que no sabemos cuál es el problema”… dijo el eminente filósofo popular ( humorista) mexicano… eso aplica a muchas situaciones…aquí y ahora, en particular, en lo relacionado con el mayor peligro que enfrenta RD: la crisis de desintegración de Haití. Que nadie lo dude, existe una maligna conspiración para liquidar la Patria de Duarte y los trinitarios, mientras se ejecuta un proceso de ocupación y balcanizacíon creciente del territorio de la República, esbozado en Informe sobre Haití de ONU, en junio de 1949…/

Los dominicanos debemos tomar plena conciencia de que estamos luchando por nuestra existencia, y que sólo el pueblo salvara la patria. Los que ejercen funciones de liderazgo deben comprenderlo más que nadie, procurar la unidad nacional, y asumir todos los riesgos que esto implica…no es hora de vacilaciones, ambigüedades o cálculos de oportunidad, ni de permitir que el espíritu de partido impida enviar al mundo los mensajes correctos de que, No hay ni habrá solución dominicana a los problemas de Haití, y que el urgente rescate y reconstrucción de Haití debe resultar de un esfuerzo de corresponsabilidad hemisférica…/

Quien diría, hace unos años, que Luis Abinader sería el Presidente que anunciaría la construcción de Muro Fronterizo con Haití, y marcaría cambio sustancial en política exterior, con relación a ese complejo desafío internacional y de seguridad. Cuanta razón tenia Ortega cuando dijo:“yo soy yo y mis circunstancias”…/

Tengo más de 30 años estudiando la cuestión geopolítica que nos plantea desintegración de Haití. Puedo probar que todos los gobiernos han tenido aciertos y desaciertos…claudicaciones y arrestos…pero las manos que han venido moviendo los hilos son poderosas fuerzas geoestratégicas y poderosas corrientes políticas, ideológicas y culturales. Ahora más que nunca. Que nadie se engañe…/

Urge prepararse. La lucha que nos espera es nacional y patriótica. Los partidos, como la lucha electoral, son importantes para la vida democrática de la República, pero de no entender cuando procede dejar de lado las rivalidades, ambiciones y intereses de coyuntura, para unirse con la nación en sus luchas decisivas, se constituyen en causa de desastre y perdición…/

Los partido o líderes político que se equivoquen en esta lucha, que convoca a unidad nacional, se liquidaran: poderes foráneos están empeñados en mantener el esquema perverso, de la solución RD a los problemas de Haití…que no sirve a la nación de Haití y nos desestabiliza gravemente. Propiamente, constituye un crimen internacional, muy sofisticado, de alta inteligencia, y ejecución prolongada…/

Las oficinas ONU en República Dominicana son centros de subversión muy peligrosos porque quieren imponer agendas que liquidan la nación: campos de refugiados de una crisis que ellos mismos atizan junto a otras fuerzas en Haití, así como ataques a nuestra integridad demográfica, atacando la vida desde la concepcion y la estructura familiar, en franca violacion al derecho internacional../

Los poderes foráneos van a tratar siempre de lograr qué RD ceda para la solución dominicana a la crisis de Haití Estado Fallido: ese plan vienen ejecutándose desde mediado de los 80s, y han usado y abusado de los recursos duros y blandos de poder, y ahora por distintos motivos quieren precipitar planes…que solo pueden ser detenidos por un pueblo unido, consciente, movilizado…dispuesto a probar que es una nación que se respeta y exige respeto, que no seguirá sometida al esquema de ser Estado pivote y zona de amortiguamiento…./

Ante las medidas, tímidas y parciales que ha adoptado el gobierno para dar credibilidad a sus reclamos internacionales, las fuerzas foráneas y sus cómplices “de la facción”, están construyendo relatos falsos y manipulados: no están sacando a mujeres paridas de los hospitales, ni existe una agresión a los estudiantes haitianos. Lo que existe son mafias trasnacionales que mueven millones todos los años: les cobran a las haitianas, y el servicio de parto lo pagan a expensas de los presupuestos dominicanos- del 2.8% del gasto en salud que es escaso-; y está más que probado, que las visas de estudiantes no podían renovarse en forma automática, porque la mayoría no son estudiantes reales…./

Es conveniente que la solución de la crisis de Haití sea abordada en el ámbito hemisferico. Está probado que Haití y otros países de la región gran Caribe, son rehenes de las rivalidades de las grandes potencias. Se vio claro en el Consejo de Seguridad de ONU cuando se trató crisis haitiana, y constituiría una jugada de alto riego, si desde República Dominicana se procura cambiar la postura china de bloqueo. ¿Que precio tendría que pagarse, que deberemos conceder, a que nuevo enredo nos puede conducir?…/

La FNP está fomentando desde hace años la mayor unidad nacional, para enfrentar la crisis más peligrosa, que amenaza existencia de la nación… estamos reclamando que todos los actores políticos responsables apoyen acciones que ha tomado gobierno de
Luis Abinader, y que de esa experiencia de unidad nacional, surja una verdadera y eficaz política de Estado. Es Hora de Patria, es hora de unidad…/

De todos modos, debemos prepararnos para la revolución nacional de raíz trinitaria y restauradora, para una larga lucha de resistencia patriótica, si los poderes foráneos y sus cómplices locales, continúan con su perverso plan de imponer la solución dominicana a los problemas del Estado Fallido…También, debemos asumir con todas las consecuencias, que para superar esta crisis, es fundamental producir una transformación a fondo, de las estructuras del Estado, la Política y la Economía. Después de todo, son las estructuras extractivas de rentas prevalecientes, las que constituyen la fuente mayor de la debilidad del proyecto nacional dominicano, que estimula a la vez, las maquinaciones en su contra…