LF dice COVID-19 representa duro golpe para dominicanos en N. York

imagen

SANTO DOMINGO.- El presidente de la Fuerza del Pueblo, Leonel Fernàndez, dijo que la crisis provocada por el coronavirus en Nueva York es un duro golpe para la comunidad  dominicana en esta zona  de los Estados Unidos.

Durante un “Diálogo Popular Virtual” con líderes comunitarios de esa urbe, Fernández dijo tener una visibilidad de primera mano sobre la crisis sanitaria y la comunidad dominicana.

“Cuando pase todo esto y se haga el inventario de todas estas experiencias, hay causas para que nuestra comunidad siga luchando por mejorar sus condiciones de vida”, acotó.

Y a seguidas agregó: “En la actualidad hay 22 millones de desempleados en los Estados Unidos producto a la pandemia”.

Dijo esperar que los países  puedan salir de la actual crisis lo más rápido posible y enfrentar los grandes retos económicos y sociales, heredados como resultado de la enfermedad

Adriano Espaillat detalla impacto del virus

El congresista del Distrito 13 de Nueva York, Adriano Espaillat, como panelista del diálogo virtual,  expresó que el gran impacto en los latinos radica en que, al dar positivo de las pruebas, retornan a sus hogares e infectan a sus familiares.

Subrayó que por el cuadro médico preexistente de los latinos, mas  el estado de hacinamiento en que viven y su condición económica, ellos  son los más afectados, tanto por el virus como por las disposiciones de confinamiento dispuestas  por el Estado.

Doctores denuncian latinos son discriminados

Los doctores Ramón Tallaj, Rafael Lantigua y Juan Tapia denunciaron la discriminación hacia los pacientes latinos y de clase menos pudiente en los diferentes hospitales de la ciudad.

Se comprometieron a atender a todos los pacientes en sus centros, sin importar su estrato social.

Afirmaron que a los pacientes en sus respectivos hogares no se les da un seguimiento y una gran cantidad de decesos y contagios no figuran en las cifras oficiales.

Durante el panel, los representantes de diferentes organizaciones y asociaciones newyorkinas, así como diputados del exterior, adelantaron que articulan un plan para mitigar los efectos en la comunidad dominicana residente en esa ciudad.