El mundo va de prisa

El mundo va de prisa, yo le sigo despacio, desde lejos puedo ver su risa y su llanto, sus triunfos y sus fracasos. Despacio y consciente busco escapar del ruido de la multitud y disfrutar a plenitud el éxito que en su saber divino me da la soledad.