ASAMBLEA NACIONAL AMBIENTAL -ANA- DIA MUNDIAL DEL AMBIENTE

Domingo Abréu

INTERPRETANDO A DIOS EN EL DIA DEL AMBIENTE: 5 de JUNIO, 2017.

Visto de lejos y aún de cerca, el Planeta presenta dos colores fundamentales: el verde y el azul. El azul, que es la mayor parte y es el mar, tuvo por siempre la mayor parte de lo que se conoce como biomasa, de materia viva. Descansa en el arrecife de coral la responsabilidad, por así decirlo, de producir la mayor cantidad de biomasa en el Planeta. Es por eso que el arrecife de coral es el ecosistema más importante en La Tierra.

La parte verde del Planeta corresponde a la vegetación, y como es en esa parte donde vivimos los seres humanos le damos más importancia. Incluso, con el color verde representamos la vida, la Ecología, la esperanza, el conservacionismo, la agricultura y la alimentación; aunque de hecho es más pequeña esa parte verde y es menos productora de materia viva.

Interpretando a Dios pudiéramos decir que éste dejó claramente expuestas a nuestros ojos las áreas de donde podíamos subsistir. Claramente identificadas en verde y azul. Definitivamente visibles ambas superficies, y los seres humanos habitando la superficie verde, pero con la posibilidad de moverse sobre la superficie azul.

No he sido un estudioso de La Biblia, pero no creo que en algún versículo, capítulo o libro se lea, por ejemplo, “Cavarás la tierra buscando diamantes, oro, plata, petróleo, coltan y todo lo que puedas encontrar para que mediante su mercadeo vivas”. O algún texto que diga, por ejemplo, “Someterás a tus semejantes a esclavitud, si es necesario, a fin de que llegues a las zonas más profundas de la tierra en busca de minerales para que con ellos te enriquezcas”.

Interpretando a Dios pudiera yo pensar que, por ejemplo, viendo Dios lo que pudiera ocurrir entre los hombres, decidió colocar los minerales como el petróleo, el gas natural, el oro, las “tierras raras”, el diamante y otros minerales, bien debajo de la superficie, bien lejos de la simple punta de la coa o del arado, a fin de que los seres humanos no fueran más allá de esa parte de la tierra que nos da de comer y que le sirve al agua para deslizarse y formar ríos.

A finales de los años 80 filosofábamos en grupo sobre el destino de los hombres, y yo insistía en que debíamos regresar a la encrucijada donde perdimos el camino, porque de continuar por dónde íbamos estábamos perdidos como especie.

Aquellos que tomaron otro camino en esa encrucijada –como esos grupos autóctonos amazónicos que rechazan la “modernidad” y permanecen en la selva– hoy nos ven no sólo como perdidos en el camino, sino también como criminales de su destino, pues hasta ellos llega ya la contaminación de las aguas de sus ríos y la pérdida del hábitat natural que eligieron, precisamente, huyendo de las máquinas devoradoras de selva y que enarbolan al extractivismo como muestra del progreso humano.

Interpretando a Dios, nos hemos ido convirtiendo en Caínes que, buscando notoriedad, no hemos dudado en sacrificar aquellos Abeles que solamente querían vivir de lo verde y el azul, sin ir mucho más allá de esas pulgadas de tierra que les daban pan, ni lanzar redes mucho más allá de la superficie marina que les ofrecía peces, para solo distribuirlos ambos interpretando a Dios.

About the Author

Víctor Suárez
Víctor Suárez, Republica dominicana, EldiariodeSantoDomingo.com, 809 805 2735

Be the first to comment on "ASAMBLEA NACIONAL AMBIENTAL -ANA- DIA MUNDIAL DEL AMBIENTE"

Deja un comentario

Tu email no será publicado.