Apartamento de playa podría impedir a Luiz Inácio Lula da Silva volver a optar a la presidencia de Brasil

Brasil . — Un departamento en primera línea de playa ocupa el centro de un caso de corrupción que podría impedir a Luiz Inácio Lula da Silva volver a optar a la presidencia de Brasil.

Lula es el favorito en las encuestas para los comicios presidenciales de octubre, pero el año pasado fue condenado por corrupción y lavado de dinero en un caso ligado a la vivienda y un panel de jueces debe decidir el miércoles sobre su apelación. Si se ratifica su condena, el todavía popular político, que dirigió el país entre 2003 y 2010, podría quedar excluido de la carrera electoral.

Aunque Lula nunca fue el propietario del apartamento, la fiscalía dijo que la constructora OAS se lo prometió como soborno. Luego de alcanza un acuerdo judicial, un antiguo director general de la empresa testificó que la casa estaba reservada para el exmandatario.

Sergio Moro, el juez que coordina la gigantesca investigación anticorrupción “Autolavado” que ha agitado el país en los últimos años, condenó a Lula tras determinar que dirigió una trama corrupta para conceder a OAS contratos gubernamentales por valor de más de 25 millones de dólares a cambio del departamento, que en ese momento costaba unos 600.000 dólares.

Lula y sus abogados alegan que el expresidente nunca fue dueño ni residió en el departamento, y que solo lo visitó una vez para considerar una oportunidad de negocio que nunca salió adelante.

 Una vista áerea de un departamento de 297 metros cuadrados en la azotea de un edificio residencial en Guaruja, Brasil. Un juez determinó que la constructora OAS preparó y renovó el apartamento, ubicado en primera línea de playa, para ser entregado al expresidente Luiz Inácio Lula da Silva como soborno. (AP Foto/Andre Penner).

Una vista áerea de un departamento de 297 metros cuadrados en la azotea de un edificio residencial en Guaruja, Brasil. Un juez determinó que la constructora OAS preparó y renovó el apartamento, ubicado en primera línea de playa, para ser entregado al expresidente Luiz Inácio Lula da Silva como soborno. (AP Foto/Andre Penner).

La vivienda, de 297 metros cuadrados (3.197 pies cuadrados) en el complejo Solaris, está frente a Playa Asturias, una de las más concurridas de Guaruja, una ciudad decadente que en su día fue el centro de recreo para la élite del estado de Sao Paulo. Algunos grandes nombres siguen pasando tiempo en la ciudad, incluyendo el astro del fútbol Neymar, pero ninguno cerca del edificio Solaris.

La gente de la zona se refiere al inmueble de 18 plantas y un total de 128 departamentos como el “edificio de Lula”.

Inaugurado en 2014, el Solaris cuenta con balcones de cristal menos en el departamento de la azotea, supuestamente reservado para el expresidente. En esa vivienda hay una modesta piscina, una barbacoa y una zona con muebles de madera, según puede verse desde el aire.

El complejo está entre una heladería que vende dulces baratos, una sencilla tienda de artesanía y edificios construidos hace al menos cuatro décadas.

En frente del Solaris hay un puesto de sándwiches llamado Lula Lanches, aunque no guarda relación con el exmandatario.

“Hay gente que viene a comprar aquí por él y otros que no vienen diciendo que no quieren darle dinero a Lula”, bromeó Lucía Silveira. “Este se ha convertido en un lugar turístico en la ciudad”.

La mayoría de las personas que van al edificio Solaris lo hacen en enero y febrero, coincidiendo con el verano austral, y alquilan viviendas que rondan los 80 metros cuadrados (860 pies cuadrados). Una de esas casas se alquila a través la plataforma de internet Airbnb por 40 dólares la noche.

El abogado de Lula, Cristiano Zanin, dijo durante una entrevista con The Associated Press que la familia del exmandatario compró en 2005 los derechos para adquirir una vivienda de 80 metros cuadrados a una cooperativa llamada Bancoop, que tenía varios edificios en el estado de Sao Paulo. Cuatro años más tarde, cuando Lula todavía ocupaba la presidencia del país, Bancoop quebró y fue adquirida por OAS.

Moro, el magistrado de condenó a Lula, determinó que el delito se cometió cuando el político aceptó una vivienda más grande y renovada en el complejo.

La esposa de Lula, Marisa Leticia, que falleció el año pasado, reconoció haber visitado el Solaris en más de una ocasión, pero los abogados del expresidente dicen que eso no demuestra nada.

“Lula nunca fue el propietario, nunca recibió las llaves del departamento, nunca pasó una noche allí”, señaló Zanin.

Be the first to comment on "Apartamento de playa podría impedir a Luiz Inácio Lula da Silva volver a optar a la presidencia de Brasil"

Leave a comment

Your email address will not be published.